La Comedia Nacional Presenta: Versionando los Clásicos

Estrella Laurta 20 septiembre, 2013

comedia nacional versionando clasicos recortado

La Comedia Nacional, dentro del Ciclo de Teatro Semimontado, Versionando los Clásico, presentó ayer  jueves 19 de septiembre a las 20 hs. en la Sala Verdi, El Amor de Fedra de Sarah Kane, con la dirección de  Lucio Hernández y Margarita Musto (versión a partir del mito de Fedra e Hipólito).

Está fue una única presentación con entrada libre.

Elenco

  • Diego Arbelo
  • Jorge Bolani
  • Andrea Davidovics
  • Luis Martínez
  • Daniel  Spinno Lara
  • Juan Worobiov
  • Florencia Zabaleta

Una experiencia que no podemos dejar de ver, en este crecimiento constante que va mostrando la Comedia Nacional.

Ya se está preparando un nuevo trabajo dentro de este ciclo, dirigido por el joven y talentoso Andrés Papaleo, El Hombre que se Ahoga de Daniel Veronese (versión de las Tres Hermanas de A. Chejov). Esta puesta cuenta con interpretes masculinos en los roles centrales de Irina, Olga y Masha. Daremos más detalles en cuanto se acerque la fecha.

El objetivo de este tipo de trabajos por parte de La Comedia

A través de la modalidad de teatro semimontado (a mitad de camino entre el teatro leído y la representación) la Comedia Nacional busca difundir autores contemporáneos que regresan a los clásicos por caminos no convencionales. Las condiciones escénicas son más acotadas que una producción teatral habitual: el texto es leído y representado por los actores, apuntalados por una mínima convención escénica. La dirección de los semimontajes estará a cargo de integrantes del propio elenco.

Cómo surge esta idea

A partir del trabajo que realizó Bezerra en Ahora empiezan las vacaciones revisando, reinventando, reescribiendo, redescubriendo y reinterpretando El Pelícano de Strindberg -obra escrita hace más de un siglo-, la Comedia Nacional profundiza en el trabajo de otros dramaturgos que proponen nuevas lecturas de clásicos universales: El amor de Fedra de Sarah Kane y próximamente (en el mes de octubre) Un hombre que se ahoga de Daniel Veronese, versión de Las tres hermanas de Chéjov.

Algo más que aclara el tema

Cuestionando la presunta sacralidad del texto, en sus versiones intervienen la anécdota, alteran el estilo o el género. El teatro de hoy interroga su propia historia, recupera y revisa la validez de los textos clásicos, conduciendo la acción y los personajes hacia nuevos desenlaces. Estimar con ojos de hoy los temas, conflictos y personajes que vienen siendo abordados desde hace siglos es una manera de reconocerse, de mirarse hacia adentro.

Sobre el  amor de Fedra específicamente

 

Una Fedra contemporánea reescrita por la pluma ácida y crítica de la autora inglesa Sarah Kane que desencadena esta tragedia en un mundo de apariencias, consumista, intolerante, degradado. Todo se desarrolla bajo el manto de la violencia. Amor, deseo, ambición, sexo, soledad, poder, dolor, muerte están presentes en El amor de Fedra. Como en la tragedia de Eurípides, en la de Séneca, o en la más cercana en el tiempo del francés Jean Racine, en esta Fedra concebida a mediados de los ‘90, el personaje central también vive atormentada por la obsesión devastadora que siente por Hipólito, hijo de Teseo, su marido. Ante la ausencia prolongada de Teseo, Fedra se deja llevar por su pasión, desencadenando su fatal desenlace.

 

Las variaciones de Kane son evidentes, el protagonista es Hipólito y la acción interna de la obra se centra en la evolución que experimenta el personaje, a diferencia de la Fedra clásica, en la que protagonista es la reina. Séneca se preocupa de representar en la figura de Hipólito un adalid de la virtud para enfatizar el carácter monstruoso y nefasto de la pasión. Kane, por el contrario, transforma la virtud de Hipólito en un joven decadente, apático, indiferente, producto de la cultura en que está inmerso. El indolente y cínico Hipólito encuentra en el regalo de Fedra una verdadera y, tal vez, primera posibilidad de ser, y la lucidez de las últimas escenas contrastan con el nihilismo y la apatía brutal de las primeras.

 

Dentro de la producción dramática de Kane, El amor de Fedra es una pieza que si bien conserva los núcleos temáticos recurrentes en su obra, la violencia social, el amor y la muerte, se diferencia en variados aspectos. En primer lugar, es la única pieza que se inspira en una obra de la tradición, reelaborando el mito de Hipólito y Fedra, estableciendo así un vínculo con la tradición dramática. Desde el punto de vista estructural, es la que más se acerca a una obra de corte realista, aun cuando intercala episodios de carácter fílmico y un final propio de una obra expresionista. Es tal vez la obra en que se observa con mayor nitidez la presencia del humor, claramente no en un tono de comedia, sino, por el contrario, un humor negro, sarcástico e irónico que funciona corrosivamente y que de una manera diferente va avalando la violencia verbal y física de las escenas.

 

Kane desenmascara vínculos ocultos que se dan de cabeza con lo que se supone que son la moral y las buenas costumbres, en un mundo indiferente donde somos consumidores y espectadores de una realidad que se vuelve espectáculo televisivo.

Excelente la primera experiencia y francamente, ya tenemos ganas de estar frente a la segunda puesta y esperando las siguientes.

 

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *