Un original de Salvador Dalí en el escenario del Auditorio Nacional del Sodre

Estrella Laurta 28 agosto, 2013

telon

Este es el telón del espectáculo La Veritá, que se estrenó para Latinoamérica el pasado jueves 2 de mayo a las 20:30 hs., en Montevideo en el Auditorio Nacional del Sodre.

Nos puede parecer casi un sueño esta realidad de haber contado con un telón original de Salvador Dalí en Uruguay, una maravilla que muchos no permitieron perderse.

“Un telón abandonado en una caja de madera es descubierto en un teatro. Es una pieza única y peculiar, uno de los telones que pintó Salvador Dalí en los años cuarenta en Nueva York para su versión de Tristán e Isolda.” (Compagnia Finzi Pasca, La Verità).

“En 1940 Dalí está trabajando en su Tristan Fou (Tristán loco) y en New York él pintó un gran telón de escena. Un enorme objeto de exquisita belleza. Un coleccionista de arte europeo nos llamó un día de Navidad, hace dos años, para proponernos si queríamos usarlo en un espectáculo. ¿Un Dalí real en escena? ¿Enorme y bellísimo, que nos deja sin aliento…? Un Dalí real de 15 x 9 metros.” (Daniele Finzi Pasca, Febrero de 2012).

El gran telón estuvo expuesto para los presentes entre los días 6 y 11 de mayo, de 11.00 a 17.00 hs. en el Auditorio Nacional del Sodre, concretamente en la sala Eduardo Fabini, la misma donde La Verità fue representada.

En el lugar, además se realizaron charlas con una duración de 40 minutos en donde participaron Emma Sanguinetti y Enrique Aguerre.

A modo complemento, hubo intervenciones de corte artístico en el vestíbulo a cargo de la EMAD realizando homenaje al ilustre artista Isidore Lucien Ducasse, un gran poeta de origen uruguayo-francés.

Un detalle recurrente también se observa en este telón

Un detalle en este Dalí son las hormigas en la espalda de Isolda que nos llaman a declarar que hasta las hormigas son perfeccionadas por el genial artista. Recordemos que en su primera etapa, hasta 1931, las hormigas dalilianas tenían cuatro patas y no seis como las dibujó posteriormente. Lo mismo sucede con las antenas, aquí son largas. Más adelante, las hormigas serán aún más alargadas.

En su libro Vida Secreta (1944), él mismo Dalí se encarga de contar la impresión que le causó ver a un murciélago muerto siendo devorado por miles de hormigas. Esta imagen sin duda caló hondo en la infancia del artista.

Nos preguntamos entonces qué representan para él esas hormigas: la ruina, la muerte, lo esotérico, la corrupción del tiempo, lo erótico… Podrían acaso ser la alegoría del paso del tiempo y de la muerte?

Es interesante recordar que al menos 85 obras de Dalí entre óleos y dibujos contienen en alguna parte hormigas como es el caso de éste telón.

Para conocer mas sobre el telón, la obra y la Compañía Finza Pazca haz clic aquí.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *